Allí de donde vengo

A veces, cuando estoy agobiado o mi realidad y mi rutina me sepultan viajo a mi mundo. Donde no se opina ni se hiere. Donde no hay guerras ni conflictos armados, porque no existen los complejos, la intolerancia ni esa maldad con las que tanto intima el ser humano de este mundo al que cada vez tengo menos interés de seguir perteneciendo

Allí, de donde yo vengo, puede alabarse la belleza sin miedo a ser tachado de pervertido o suscrito a cualquier tipo de etiqueta. Y tampoco existe la pobreza, porque nadie posee ni pretende hacerlo.

Allí no son capitalistas ni comunistas, de izquierdas, derechas o centros disfrazados. dirección  izquierdas, centros o derechas. Son apolíticos y “serhumanistas” porque creen firmemente que nadie merece mas o menos que nadie.

En el mundo del que vengo no hay lugar para el miedo a la exclusión, el rechazo o la discriminación porque nadie se cree mejor que nadie y la individualidad se respeta y se aplaude, no solo se tolera.

Aquí mis pobres paisanos todavía no saben la diferencia y se jactan de tolerantes…

Allí nadie tiene miedo a decepcionar, porque nadie marca para otros metas o límites que le impidan soñar, porque sabem que no hay alas que impulsen mas que las de la confianza para poder volar alto. Muy alto

La gente de mi mundo no envidia ni desmerce. No destruye ni encadena la grandeza ni esa majestuosa diferencia.

Allí nadie juzga porque nadie espera ser juzgado y tampoco critica lo que no entiende, porque han descubierto que las palabras y comentaros negativos no sirven más que para mutilar la felicidad de quien las sufre.

La vida allí es feliz y la felicidad la única forma de vida.

Allí de donde yo vengo ya no existe. Ya no recuerdo siquiera si alguna vez existió de verdad, pero si alguna vez lo hizo, su inocencia y majestuosidad intimidaron a la raza humana y sufrió el terrible destino que sufre la diferencia al alcance de los que se hacen llamar humanos.

Hace mucho que me resulta imposible reconocer a los mios. Puede que hayan sucumbido o se oculten justificadamente atemorizados. Sea como sea parece que no quedamos muchos de los que vinimo de aquel mundo del que vengo.

Anuncios

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. melbag123 dice:

    Creo que también. No es tan difícil si lo vemos como tú lo describes. Sin prejuicios, sin guerras, sin envidias, sin dolor, sin pobreza. Yo quiero ese mundo para todos.

    Le gusta a 1 persona

  2. Si….verdad? Y tu??

    Le gusta a 1 persona

  3. melbag123 dice:

    No han aprendido a vivir. Tú sí.

    Le gusta a 1 persona

  4. Me gusta ese “para siempre” Me pregunto por que tanta gente esta detras de esas prisas por fabricar adultos irracionales, deshumanizados e infelices

    Le gusta a 2 personas

  5. melbag123 dice:

    Me gusta el mundo de dónde vienes. Me recuerda al mío cuando era niña. Tal vez debamos volver a ser niños otra vez y para siempre. Preciosa tu reflexión.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s